Gas para una fuga

Los primeros niños que inhalaron el gas

frieron sus neuronas al punto que sus ojos

inyectados en ignorancia se perdieron en la nada.

Ciegos quedaron

sordos al tiempo

ausentes de las miserias

inhabilitados de pensamiento alguno se fueron.

 Voladores inciertos

en espacios inciertos,

en presencia magna a la energía

voltearon al origen.

Rodaje de emancipación  que en el turno siguiente

aumentó en profundo arribo la tercera bocanada

de cara a la colisión,

ni tiempo ni estrellas bastaron.

Se liberaron los cristales

de la boca el fuego precipitó las puertas

en el tercer piso de aquella villa principal

el eco del mundo despertó.

tres cadáveres de niño

tres alientos aún perdidos en la implosión

en el aire

una inmolada anciana

reclama la noticia de sus nietos.

 

Del libro “Trazos por hacer”  Editorial Conunhueno (Valparaíso, 2017)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: