Reflexiones sobre una despedida que nunca se hizo como correspondía

Mi aroma no te satisface

mi cama no te satisface

mi aliento no te satisface

mi poesía nunca te satisfizo

y yo insisto

en lanzarte mi aroma

en invitarte a mi cama

en darte aliento

en escribirte un verso.

Mi pulso no te place

mi ritmo no te place

mi discurso no te place

mi poesía nunca te dio placer

y yo insisto

en pulsar tu ánimo

en ponerle ritmo

en discursear el amor

en recitarte un verso.

A mi sangre no la llamas

a mi refugio no regresas

de mi comida no te nutres

y mi poesía te da lo mismo

y yo insisto

en que la letra con sangre entra

y que en mi casa estarás a salvo

y que la comida no está envenenada

y te escribo un par de versos

y quedo llorando sola en el sillón.

Mi soledad no te preocupa

de mi histeria no te ocupas

mis mensajes no los respondes

el libro que te escribí nunca lo leíste

y yo insisto

en quedarme sola por si llegas

en calmar mi histeria para no ofenderte

en mandarte cartas con buenas vibras

en escribirte este último poema

y te digo

Mejor te vas a la chucha

Conchetumadre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: