Primeros pasos.

– Editorial Boletín Literario Mal de Ojo- noviembre 2014

La infancia, como primera etapa de la vida, viene a ser el pilar fundamental del ser humano. Es ahí donde podemos encontrar la gran parte de la fundamentación de los actos y pensamientos que se desarrollan en la adultez. Es en este episodio tan importante de la existencia donde se aprenden a trazar las estructuras y clasificaciones que servirán posteriormente para organizar la realidad y determinar todo lo que nos rodea. Y de aquí que cada cultura con su compleja simbología defina a sus miembros de acuerdo a sus perspectivas y tradiciones.  Un sinfín de años en un devenir que se presenta frente a nosotros y a la manera de educación va tejiéndose la historia de la “humanidad”.

Infancia en su didáctico concepto se presenta creadora e ingeniosa. Fuente primera de impresión al mundo, que bien llevada puede alcanzar límites indecibles de poder. Nada más real que la  conciencia misma que se tiene en esos primeros pasos, donde los prejuicios, dogmas y leyes parecen balbuceos de épocas remotas. Nada más real que la percepción virginal de lo vivido en esos primeros pestañeos, en los primeros dolores, en los primeros descubrimientos que traen a tierra los pies, en la medida en que se van calzando en el alma cuanto aquella pueda soportar.

Infancia como el primer gran viaje en la búsqueda del sí mismo, determina todo lo que es posible desear como sociedad. Si de alguna manera, como especie, quisiéramos cambiar la realidad, es en ese momento primordial de la existencia de un ser humano, donde cabe absolutamente todo lo posible por transformar. Es por esto, que se nos hace imperativo acordar, desde qué manera se enseña a los niños a ver mundo y qué tipo de categorizaciones se establecen en lo moral,  emocional y psicológico. Si queremos potenciar habilidades naturales, biológicas que nacen con  cada uno y estimular la comodidad de la existencia ¿Por dónde empezamos? ¿Qué escala de valores seguiremos para asegurar la felicidad? ¿De qué manera cada uno de nosotros entrega y fortalece, dando ejemplo de su persona,  para que mejores realidades sean posibles?

En esta edición Mal de Ojo se complace en abrir nuestras mentes a la magia de la niñez en la voz y en la imagen de escritores y escritoras, de adolescentes, niños y niñas que nos muestran la  maravillosa mirada de los primeros pasos.

http://issuu.com/editoriale-lit./docs/numero19maldeojo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: